06-09-2018 | 00:52

Un secreto a voces

    El denominado “impuesto al trabajo” en la Asamblea Nacional que ya es motivo de investigación era un secreto a voces. No es un tema de hoy, por el contrario, siempre se escuchó que, bajo cualquier pretexto, ciertos legisladores -en forma directa o a través de terceros- exigían camufladamente a sus asesores y empleados, “contribuir” con parte de sus sueldos a las actividades que debían solventar los “padres de la patria”. Si no lo hacían, imagínense. Lógicamente que esa no era una práctica generalizada, porque la regla siempre confirmó que en el exCongreso y hoy en la Asamblea, había y hay de los buenos y de los otros, aprovechadores que sacaban jugo a cambio de haber ayudado a alguien a conseguir un puesto de trabajo. Eso no es un tema exclusivo de la Asamblea, sería bueno que las instancias respectivas investiguen también qué sucede en ciertos organismos seccionales en donde la mala práctica también sería una constante.

    MÁS INFORMACIÓN