Descoordinación del 911 y la Policía

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El sábado pasado, tal como publicó este Diario en sus páginas al día siguiente, ocurrió un hecho que dejó al descubierto las fallas del servicio de auxilio inmediato 911 y su descoordinación con la Policía Nacional.
Sucedió en una importante y moderna avenida de la ciudad, la de El Retorno.
A eso de las 4 de la mañana, un grupo de vecinos borrachos decidieron armar un escándalo mayúsculo y cortar el sueño de los demás mediante gritos, volumen ensordecedor del equipo de sonido con música estridente e inconsciencia total en la obligación ciudadana de respetar a quienes no participaban de la exagerada euforia.
A la mañana siguiente, este Diario recibió innumerables llamadas de ciudadanos que que aseguraban haber llamado cinco o seis veces al 911 sin tener respuesta apropiada en aquel caso.
Como les consta incluso a quienes trabajan en EL NORTE y habitan por allí, el 911 fue incapaz de comunicarse a tiempo con la Policía.
Cuando esta llegó, mucho tiempo después, solo estuvo unos minutos, pero se fue y siguió el jolgorio. Las llamadas al 911 se volvieron inútiles.