Terminó la era de Luis Chiriboga

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El deporte ecuatoriano, principalmente el fútbol, ha tenido a lo largo de la historia, momentos gloriosos, hombres y mujeres que con sacrificio propio han posibilitado que nuestra bandera y nuestro himno flamee y se cante en los grandes escenarios del mundo. Penosamente, también han existido momentos difíciles, tristes y bochornosos que es preferible no recordar, aunque la conciencia pública no debe olvidar para que no se vuelvan a repetir. Lo último es la renuncia del presidente de la Federación Ecuatoriana de fútbol, Luis Chiriboga, que pone fin a 18 años de gestión, mismos que han estado marcados por confrontaciones, malas decisiones, arbitrariedades y por último presumibles actos de corrupción.
El dirigente, quien se encuentra desde el año pasado en detención domiciliaria, está incluido en los escándalos de corrupción de la Conmebol y la FIFA y hay que esperar que no sea una mancha más al tigre. La renuncia fue aceptada ayer por la dirigencia y hay que tener la esperanza que quien lo sustituya sea un personaje probo, honesto y democrático para evitar estos graves contratiempos que han afectado al país.