El Día de la Mujer es el día de todos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La viceprefecta de Imbabura ha dicho palabras sabias: el Día de la Mujer, si bien se recuerda un hecho heroico y específico sobre la lucha femenina en el campo laboral, debería irse transformando en el Día de la Humanidad.
Y ha dicho algo más: si bien es cierto que esta conmemoración/celebración es importante para muchas mujeres, más importante es que la sociedad tome conciencia de que la mujer es parte esencial de la vida cotidiana, de la vida política, de la vida económica, de la vida diaria.
Los conceptos de la viceprefecta de la provincia son valiosos en la medida en que renuevan el discurso anual, a veces vacío de sentido y contenido de tanto repetírselo, en homenaje a la mujer trabajadora que luchó en Chicago, Estados Unidos, a fines del siglo XIX, por mejorar las dramáticas y precarias condiciones en que desarrollaba su trabajo.
La mujer es el espíritu de lucha encarnado en su trajinar diario, pero también es el símbolo de la ternura, de la compasión, del amor maternal. Pero también es el centro espiritual de una humanidad que batalla por ser mejor.