Acción política y responsabilidad

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El mandato ciudadano a través del voto popular en las urnas no es un boleto abierto para hacer o deshacer desde el poder, sea cual sea; a la final, la población evaluará de sus elegidos en el país, las provincias, los cantones, las parroquias si se equivocaron o no.
Por ello, vale la pena que las actuaciones de quienes ostentan una dignidad responda a los legítimos intereses de la colectividad, alejándose de los cálculos políticos, las corruptelas, la toma equivocada de decisiones, las elecciones erróneas de sus colaboradores, etc, que a la postre significa ensimismarse en los errores y no mirar con visión de futuro lo que le hace bien a la población y no a unos cuantos.
El ejercicio de la política bien entendida, exige responsabilidad, respeto, cumplimiento, rectitud, sacrificio y por sobre todo honestidad, por lo menos eso es lo que dicen en las calles, que por lo general es donde palpita el día a día, muy lejos de los escritorios y de los esbirrismos. La buena política permitirá que los pueblos caminen hacia derroteros importantes, lo contrario sera sumirle en la pasividad y anquilosarle ante el cumplimiento de grandes objetivos.