¿Es ético pagar el impuesto predial?

Ratio:  / 1
MaloBueno 

La pregunta podría sonar absurda porque pagar el impuesto predial es una obligación establecida por la ley para quienes poseen bienes inmuebles.

Es decir, todo propietario debe pagar cada año ese tributo al municipio donde está el inmueble y no puede dejar de hacerlo a menos que esté dispuesto a someterse a las sanciones que establecen las normas legales.
Pero lo legal no empata, necesariamente, con lo ético.
Porque cuando hablamos de la moral institucional y del deber ciudadano estamos proponiendo que el pago no sea un asunto que se haga por obligación, sino por convicción.
Anhelamos que llegue el día en que miles de ciudadanos acudan a pagar su impuesto predial no porque existen rebajas a quienes lo hacen los primeros meses del año, sino porque el habitante del cantón respectivo está convencido de que su aporte se invertirá en bras que mejoren sustancialmente la vida de los habitantes del lugar.
Es una propuesta de juego limpio: el ciudadano paga y el municipio lo atiende con calidad y pertinencia.
Es un asunto ético. De parte y parte.