El año del desafío para Alianza PAIS

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Apenas son unas horas de este 2016 y ya toca mirar los escenarios polìticos que viviremos.
El primer objetivo es claro: los esfuerzos colectivos e individuales que deberemos hacer por un Ecuador que merece nuestro talento, creatividad, impulso a la producción, al optimismo, al trabajo.

El Gobierno y su movimiento Alianza PAIS, sin embargo, tienen un compromiso mucho más delicado para este año: hacer lo que los ciudadanos de a pie y las bases vienen pidiendo desde mucho tiempo atrás, y más desde el 23 de febrero de 2013, cuando AP perdió sus bastiones electorales.
El compromiso no es fácil, pero es urgente: debatir y criticar el manejo de AP, depurar los liderazgos que han fracasado, cambiar a quienes no han dado resultado en los puestos y funciones del Estado y, sobre todo, acumular fuerzas sociales para asegurar su triunfo en las elecciones del 2017.
La autocrítica, en especial, no es fácil en un país lleno de subjetividades e hipersensibilidades como el nuestro.
Pero PAIS debe estar consciente de que si no es ahora no será nunca. Ese es su tremendo desafío para este 2016.