La Policía, un caso de estudio

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Hoy más que antes, quizá porque hay más libertad para la acción, la población ecuatoriana ve estupefacta cómo en las filas policiales hay malos elementos, incluso en servicio activo, que han inclinado su cabeza ante el poder de la delincuencia y no han podido cumplir con su palabra de honor para defender los intereses nacionales.

A través de los distintos medios de comunicación, cada cierto tiempo, en estos últimos años, se mira con asombro que en medio de las capturas y los golpes que da la institución uniformada a las pandillas, mafias del narcotráfico, delincuencia organizada, bandas que operan en casi todos los rincones del país, existen elementos policiales que forman parte de sus filas.
Esta realidad, debe ser un caso de estudio profundo al interior de la noble institución policial. No deben dejar de preocuparse, ni tampoco dormirse en los laureles por la positiva acción que cumplen los buenos policías. No deben tampoco desanimarse y desde el Estado se debe entregar todo el apoyo logístico y económico para seguir en esta dura lucha contra la delincuencia en el país.