Los amantes y el maestro

00:38 333 hits

Los amantes y el maestro

Ratio:  / 0
MaloBueno 

nelson villacisPreguntaron los amantes al maestro: Amado gurú ¿Con qué frecuencia deberíamos tener relaciones sexuales? El maestro sonriente respondió: Con el mismo ritmo que sepan abolir las reglas y abandonar los deseos.

Cuando hay amor lo espontáneo es un placer, porque lo meticuloso y planificado es una rutina agobiante y mortificadora. No se puede tener sexo por obligación, porque el contrato de esposo y esposa lo dice o porque dictan las reglas de obligación conyugal.
El amor no es algo normado ni normal, es una locura única, una delicia que nos saca de la rutina y nos vuelve naturales y manifiestos. Es natural que una flor desprenda fragancia, pero es anti-natural que a una rosa de plástico le pongas todos los días perfume. Ama la rosa pero no rechaces sus espinas. No es cuestión de horarios, ni frecuencias sino de disposición.
ACCEDER NO ALCANZAR.-
El discípulo dijo: ¿Cómo puedo alcanzar la luz? El maestro respondió: No se trata de alcanzar sino de tomar aquello que está a tu alcance. No hagas ningún esfuerzo, solo disponte con naturalidad. Accede al interruptor y la luz se encenderá. Siempre buscamos lo inaccesible, lo lejano, aquello que no está a nuestro alcance y es solo por satisfacer a nuestro ego, queremos que los demás nos admiren, nos idolatren, que nos levanten monumentos.
Todo es un pretexto para la luz y si uno aprende a darse cuenta puede reconocer la luz en una flor, en una piedra, en un cerillo o una vela. Un poco de miel enciende el paladar, un poco de alimento enciende el apetito, un poco de aire enciende oxígeno en el cuerpo, en fin, hasta la oscuridad es el maravilloso pretexto que puso la existencia para que encontremos la luz; sin ocaso, no tendría ningún sentido el amanecer.
Lo más importante es tener confianza y disposición; se trata de acceder, mas no de alcanzar.

Nelson Villacís
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.