La obesidad infantil y el factor social

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Los tiempos cambian y las rutinas también. Hoy los excesos alimenticios y además la mala alimentación producen un problema, no solo en los adultos, sino también en las niñas, niños y adolescentes. Eso, sin duda, es una preocupación del presente siglo y finales del anterior.

La obesidad infantil es un problema que se va convirtiendo en un problema de salud pública y eso también lo considera la Organización Mundial de la Salud. Pero, ¿a qué lo atribuimos? La OMS indicó que la prevalencia creciente de la obesidad infantil, normalmente asociada a una dieta malsana y escasa actividad física, se debe también a “factores sociales”. La obesidad infantil, añade el organismo, se relaciona cada vez más con el desarrollo social y económico “y las políticas en materia de agricultura, transporte, planificación urbana, medio ambiente, educación y procesamiento, distribución y comercialización de alimentos”, señaló la OMS. El problema definitivamente también es social y por consiguiente requiere un enfoque poblacional, multisectorial, multidisciplinar y adaptado a las circunstancias culturales, afirmó la entidad internacional de salud. Aquí hay una tarea pendientes de nuestras autoridades regionales y locales. ¿Qué hacer con un problema que va haciéndose más grande y peligroso?