05-08-2018 | 00:00

La iglesia chilena debe cambiar

    La iglesia chilena entra en una fase muy delicada en la que se ve obligada a transformarse... o desaparecer. Y es tan así, porque si una institución que generó credibilidad en el entorno de la población y cae en un profundo abismo de desprestigio, corrupción y abuso, lo menos que puede pasar es que haya cambios profundos para recuperar la fe, no solo en Dios, sino en lo que harán sus obispos luego de la terribe crisis.

    En medio de las renuncias de obispos, y denuncias de las víctimas de abuso, la curia chilena anunció que colaborará con el Ministerio Público en el marco de las investigaciones vinculadas a miembros de la institución. Hay compromisos y dentro de las decisiones, destaca la “plena voluntad de colaborar con el Ministerio Público en la entrega de los antecedentes sobre abuso sexual a menores de edad, resguardando los nombres de denunciantes y víctimas que expresamente soliciten reserva de su identidad”.

    MÁS INFORMACIÓN