Mi afrodisíaco secreto tiene un nombre y no es secreto

Ratio:  / 0
MaloBueno 

A mí me excita el olor natural de María.
A mí me excita el sutil perfume de María.
A mí me excitan los muslos de María.
A mí me excitan los labios de María.
A mí me excita la mirada de María.
A mí me excita la inteligencia de María.
A mí me excita María despierta, María dormida, María semidespierta, María semidormida.
A mí me excita que María me excite a su manera.
A mí me excita que María se excite cuando yo me excito.
Si me inyecto testosterona para excitarme con María no da resultado.
Si comiera aguacate u ostiones o cangrejos o chocolate o conchas asadas para excitarme con María no me diera resultado.
Si tomaría Viagra estoy seguro de que no me excitaría como dicen que el Viagra excita.
El único afrodisíaco conmigo se llama María.
Ella es mi aguacate, mi ostión, mi cangrejo, mi testosterona, mi Viagra, mi ginseng, mi azafrán, mi yohimbina, mi sandía, mi chocolate, mi potasio, mi magnesio, mi vitamina B, mi sabor a mango.
No sé qué afrodisíaco funciona a otros. A mí, María me enloquece tanto pues creo que el mejor afrodisíaco es el amor. Así soy de curuchupa sexual.