Declaración de principios del hombre resentido

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Pobres los hombres. De pronto un grupo decidió declarar, a nombre de todos, que hay muchas cosas que necesitamos y que nadie nos para bola.
Esta es una lista tentativa que el lector podría aumentar o disminuir, según sus vivencias. Pero en vista de que son los temas de los que más nos quejamos, aquí van:
1. Que nos mimen. ¿Por qué muchas mujeres creen que solo ellas necesitan halagos y ternura?
2. Que se preocupen por nosotros. ¿Por qué ellas piensan que solamente los hombres debemos preocuparnos por ellas? ¿Acaso nosotros no tenemos problemas, líos, sufrimientos, angustias?
3. Que no esperen que solo nosotros tomemos las iniciativas. No es que nos oponemos a que el hombre sea el proveedor familiar, pero no estaría mal que la mujer, de vez en cuando, te invite al cine, te dé un regalito, te lleve a comer aunque sea una hamburguesa, te obsequie un camisa y que ella empiece el ritual de seducción.
4. Que recuerden que nosotros también tuvimos madre. Todos los hombres, en mayor o menor grado, sufrimos del síndrome de mamitis, es decir que dependemos de la mujer muchísimo más de lo que parece.
5. Que no sean tan celosas. Todos los humanos lo somos, pero algunos hombres exageramos y algunas ya son el colmo. En este punto cabe, como en las guerras, un pacto de no agresión.