Famosos y millonarios, pero tan previsibles...

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Por Rubén Darío Buitrón

@rd_bui

 

En los últimos años se han multiplicado los gestos sexuales públicos de actores, cantantes e intérpretes famosos, en especial los que pupulan por escenarios y estudios de Hollywood o se presentan en lujosos espectáculos masivos en las ciudades más light del mundo.
Si alguien con la fama y el poder económico de Madonna besa en el escenario a Britney Spears y luego a Cristina Aguilera, ¿significa que es homosexual o bisexual o que su objetivo fue, como en efecto sucedió, que en el mundo de la farándula todos hablaran de eso?
Las estrellas de la frivolidad cruzan límites insospechados.
Myles Cyrus ofrece conciertos totalmente desnuda. ¿Alguien oirá lo que canta? Kim Kardasham se hace una intervención estética para lograr las nalgas más estridentes de la televisión norteamericana y Lady Gaga aparece en un show con un traje diseñado completamente con carne de res.
Charlie Sheen, el millonario actor famoso por “Dos hombres y medio”, vende los derechos a una revista para contar que tiene VIH y que se ha acostado con cinco mil mujeres y algunos hombres, sin condón.
Pobres niños ricos.