La (mala) fama de mi pobre angelito

00:00 122 hits

La (mala) fama de mi pobre angelito

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Por Rubén Darío Buitrón

@rd_bui

 

El niño que interpretó hace 25 años “Mi pobre angelito” estuvo rodeado de demonios. Se hizo famoso en muchos países del mundo y su película (la número uno, en especial) se volvió tan popular que los canales ecuatorianos la han pasado durante 25 años en cada época navideña.
Pero volvamos al punto de los demonios que lo rodearon. Recibió tantos millones de dólares siendo niño que no podía administrarlos por sí mismo y debía contar, según las leyes estadounidenses, con tutores, en este caso sus padres, que no tenían una buena relación entre sí y dilapidaron buena parte de las ganancias.
Esos tutores fueron los demonios que rodearon al niño, los ángeles del mal que recibieron decenas de millones de dólares por la serie de películas que marcaron la vida de Macaulay Culkin y la nuestra también, pues no es fácil ver la misma película en Navidad durante un cuarto de siglo cada año.
Culkin realizó un rol extraordinario. En su inocencia real, el papel que interpreta en la película es excelente, como si el guión hubiera sido escrito para él o sacado de su propia vida.
Pero sus actuaciones iban por un lado mientras su dinero iba por otro. Y ahí, entre las brumas de la farándula, el camino que nadie lo ayudó a seguir y las crisis hogareñas, el sensacional actor infantil desapareció de escena, pero en la vida real.
La triste vida de Culkin es una lección para todos. Ni ese genial niño que hoy tiene más de 30 años ni sus padres fueron capaces de tomar con madurez lo que es más difícil administrar en la vida: el poder, el dinero y la fama.