El día que la gente ya no será necesaria

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Por Rubén Darío Buitrón

@rd_bui

Está muy cerca lo que creíamos lejos.
Esos androides y esos robots que harán las cosas como nosotros, que harán las cosas mejor que nosotros, que harán sus tareas a la perfección porque no se les cruzará por su alma ni su corazón (que no tendrán) ningún sentimiento ni preocupación ni estrés ni dudas ni frustraciones.
En Japón ya son actores de películas populares, cantantes famosos que llenan auditorios gigantescos, capataces de enormes fábricas donde los obreros son son robots que hacen su tarea de manera perfecta, soldados que combaten sin dolor ni sangre, pilotos fantasmas que vuelan aviones de guerra desde una computadora para matar sin riesgo de morir.
Y lo mismo estará por ocurrir en Estados Unidos, en Alemania, en Corea del Sur, en Rusia, en Israel, en los países donde la tecnología ya camina por el siglo XXII y existen muchos inventos e iniciativas cibernéticas y electromecánicas que pronto podrían inundar el planeta.
Para hacer el mal, seguramente, porque las fábricas que arman estos extraños seres idénticos y multiplicados y y las empresas donde se elaboran androides más perfectos que los seres humanos de carne y hueso.
Un día llegará que los robots y los androides serán más humanos que los humanos. Porque mientras aquellos perfeccionan sus sistemas, nosotros perfeccionamos nuestra maldad.