Malas costumbres al abrir los ojos

00:04 111 hits

Malas costumbres al abrir los ojos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Yo sí hago ejercicio cuando abro los ojos: los abro, cierro, abro, cierro y, al final, como soy muy resuelto, tomo la decisión de cerrar los ojos y dormir los legendarios cinco minutitos más.


Cuando me levanto lo primero es ir al baño y, entre otras cosas, me veo en el espejo y me digo: ¿cómo es posible que María ame a alguien despeinado y mal dormido que no acaba de despertar hasta que abre la ducha y cae el agua (caliente, per faver) y empieza otro tipo de ejercicios, los mentales.
¡Chuta!, exclamo. Y ahora, ¿qué nomás me tocaba hacer? (Uso el “tocaba” con la esperanza de que algunos de los planes hechos la noche anterior en realidad no sean tan pero tan urgentes).
Pero les estoy mintiendo. Y un mentiroso nunca debe mentir. No es verdad que me despierto y tras desperezarme como gato me meto en la ducha.
Antes voy a la cocina a tomar un café negro bien negro (con Splenda, claro) con pancito (integral, por supuesto) y queso (fresco y sin crema, of course). Y lo hago en pijama (prenda que uso solo para desayunar, porque es muy poco sexi bajo las sábanas).
Y luego me baño y hago todos los etcéteras del día que, estos sí, son una pésima costumbre.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@rd_bui