El día que me dijeron 'obeso' y casi muero

00:37 105 hits

El día que me dijeron 'obeso' y casi muero

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Cada año, en enero, me realizo un ABC.
La idea es que me hagan exámenes de los pies a la cabeza, por dentro y por fuera, que me diagnostiquen lo que tengan que diagnosticarme y, una vez con los tratamientos pertinentes, quedar papelito, como dicen en la Costa.

La primera vez que me lo hice, hace cinco años, fue fatal. 

Me había descuidado mucho y, según los médicos, merecía un cero en todo: cero en mis formas de alimentarme, cero en en mis hábitos de dormir las horas necesarias, cero en hacer deporte. Cero.
Pero cuando fui al gastroenterólogo ocurrió el desastre: tras las pruebas y el análisis de las muestras el médico me dio la peor noticia de mi vida: “Usted padece obesidad”.
No lo podía creer. Y, con un masoquismo digno de peor suerte, le pedí que me lo repitiera y fue peor: “Usted está obeso”.
Me explicó que tenía el hígado graso en proporción preocupante y que, en relación con mi estatura y mi masa muscular, tenía un exceso de al menos 20 kilos (supongo que por delicadeza evitó decirme “más de 40 libras”, que suena más feo).
Este año estoy con solo cinco libras demás y me veo más delgado, más alto y más joven. El ejercicio, la dieta, las horas de sueño, cero alcohol y cero cigarrillos hicieron el milagro. Todo para que nunca más ningún médico se atreva a volver a insultarme.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@rd_bui