El extraño almacén que un día llegó a Quito

00:30 353 hits

El extraño almacén que un día llegó a Quito

Ratio:  / 0

María me dijo una noche de viernes que hagamos planes para el fin de semana y que entre esos planes había un itinerario que yo no podría negarme: ir a conocer los almacenes Zara.

No tenía idea de qué me hablaba, así que buscó en su I-Phone y apareció en la pantalla cantidad de imágenes de los almacenes Zara en Madrid y de la infinidad de novedosas prendas, accesorios y modelos femeninos y masculinos que vestían ropa de otro planeta.
Ese fin de semana fuimos a Zara en el Quicentro. Un lugar extraño donde quienes nos recibieron y atendieron eran una mezcla de muertos vivientes y de personajes asexuados, todos vestidos de traje negro, delgados, con el cabello parado gracias a un implacable gel, como si fueran protagonistas de alguna serie que mezque los argumentos de las series Walking Death y Crepúsculo.
Todos chicos. Ninguna chica. Decenas de hombres, escasas mujeres con ropa informal, como cualquier ciudadana normal (¿), ubicadas en las cajas frente a las cuales hacían largas filas los flamantes compradores de una ropa extraña, muy parecida a la que usan los dependientes que pululan por el almacén.
Después de aquel shock visual fui acostumbrándome a Zara. Primero, algo temeroso, venciendo los prejuicios. Luego, acompañando a María. Y, finalmente, comprando algo para mí. Eso sí, siempre, cuidando de no parecer personaje de Walking Death ni Crepúsculo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@rd_bui