Maduro enriquece a los militares chavistas

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Análisis Internacional

Nelson Bocaranda

La Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), creada el 10 de enero de 2016, no es la primera ni la única empresa de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) constituida durante los tres años del gobierno de Nicolás Maduro.
La nueva empresa se incorpora a la llamada Zona Económica Militar Socialista, que agrupa a otras 10 compañías con personalidad jurídica y patrimonio propio adscritas al Ministerio para la Defensa, creadas bajo la administración de la almiranta Carmen Meléndez, ahora diputada ante la Asamblea Nacional (AN) por el oficialista Psuv.
La vocación empresarial de las Fuerzas Armadas se oficializó con la llegada de Maduro al poder.
El 19 de abril de 2013, seis días después de asumir la presidencia, el mandatario asomó desde la base aérea en Maracaibo la instauración de una poderosa zona económica militar con el fin de “satisfacer la demanda de la Fanb” (bienestar, seguridad, educación y protección de las familias de la Fanb). El mandatario destacó que, además, estaría en capacidad de construir cuarteles, viviendas y sitios de entrenamiento para los diferentes componentes de la Fanb.
Tres meses después, el presidente formalizó la Zona Económica Militar Socialista con la apertura de seis empresas que abarcan transporte, agricultura y comunicaciones, finanzas, bebidas y construcción.
Mientras 4.300 industrias han desaparecido en los últimos 10 años en Venezuela (según el INE), el sector empresarial militar pareciera estar en expansión, todo bajo el control de los generales leales a Maduro.