63 años de éxitos de la Casa de la Cultura

Ratio:  / 0
MaloBueno 

kim viveroEn el devenir del tiempo, la historia de las instituciones se convierte no solo en la memoria escrita y fotográfica, para entender su trajinar de la mano junto con las fortalezas y debilidades, éxitos y fracasos, sueños y pesadillas, sino también en el más valioso tesoro para demostrar el trabajo tesonero y silencioso, honesto y responsable, productivo y gratificante que cada uno de sus miembros realizaron en beneficio de los demás. Este es el caso de la Casa de la Cultura Benjamín Carrión Núcleo de Imbabura, que desde el 5 de marzo de 1953 ha albergado los pensamientos, sentimientos y obras de cientos de célebres personajes de la historia, escritores, músicos, poetas, artistas, etc., que por su propia naturaleza la han convertido en la “Casa más grande de todas, en el “Templo del Saber,” y en la “Cuna de los intelectuales.” Obviamente, a lo largo de estos 63 años de vida del núcleo, se puede comprobar que cada una de las generaciones ha cumplido con una misión muy importante en beneficio de la cultura; puesto que la primera conformada por sus fundadores, señores refinados de la palabra promovió la cultura clásica; la segunda constituida por ilustres ciudadanos se encargó de darle fisonomía, presencia patrimonial y administrativa; la tercera integrada por intelectuales caballeros se responsabilizó en potenciar la pluri e interculturalidad, que fue complementada con la creación del Complejo Cultural Pilanquí; y la actual generación constituida por hombres y mujeres cultos, se ha comprometido a fortalecer el arte, la ciencia y la cultura como el legado más valioso que puede tener un pueblo. Es por ello, que los trabajos que han realizado sus miembros de sus diferentes campos de acción, pero de manera muy especial, la extraordinaria gestión que el Dr. Luis Andrade Galindo, Prof. Marcelo Valdospinos Rubio, Ing. Hernán Jaramillo Cisneros, Dr. Jaime Orquera, y Mgs. Luis Fernando Revelo han realizado por la Casa de la Cultura de Imbabura quedará inscrita con letras de oro en las páginas de la historia.