Jóvenes ricos, jóvenes pobres

00:00 101 hits

Jóvenes ricos, jóvenes pobres

Ratio:  / 0
MaloBueno 

david ruizEl sábado pasado, fuimos con mi familia al cine, a ver la película “Horas contadas”, que recrea el heroico rescate de unos marineros, cuyo barco petrolero se partió en dos en alta mar... No les cuento más, ¡tienen que verla! Entre quienes ingresamos a la sala de cine, estaban seis jovencitos: dos mujeres y cuatro varones, de doce o trece años, a lo mucho. Se supone que cuando uno va al cine, es a ver una película. Pero no, estos jovencitos no fueron a ver ninguna película; sentados en la fila de adelante, se pasaron todo el tiempo, fastidia y fastidia. Tenían a la mano sus sofisticados celulares, jugaban y chateaban, se cambiaban de asiento, se juntaban todos donde uno de ellos... ¿Por qué estos jovencitos compraron las entradas para el cine, y entraron al cine, si no les interesó ver la película? ¿Qué querían, en realidad estos jovencitos? Al parecer, únicamente querían estar donde nadie les vea.
Estos jovencitos tenían la apariencia de ser unos más de aquellos hijos, cuya relación con sus padres, más o menos es la siguiente: “Chao papi, chao mami, ya regreso”, “Dame dinero papi, dame dinero mami”. Por su parte, los padres de estos jovencitos, quizá no tienen claro lo que significa ser unos verdaderos padres; y creen que con ser permisivos sin escrúpulos, y darles todo capricho comprable con dinero, ¡ya son los mejores padres del mundo!
El tema es muy serio, en realidad. Se dice que los jóvenes son el presente y el futuro de la patria. Con este tipo de jóvenes, ¡qué triste realidad el presente, y qué miedo el futuro! Sentí mucha pena al ver cuán pobres eran esos jovencitos ricos. Desubicados totalmente. Excelentes frutos de los programas secretos de ingeniería social diseñados por los amos del mundo, que buscan “extirpar por completo el sentido de identidad del ser humano, arrancarle el alma y sustituirla luego por una seudoalma, artificial, sintética”.