El sombrero de los natabuelas

00:00 187 hits

El sombrero de los natabuelas

Ratio:  / 1
MaloBueno 

zulema obandoEl pueblo Natabuela, ubicado en Antonio Ante-Imbabura, tiene algunas características que lo diferencian de otras comunidades, como el trabajo colectivo a través de mingas, la dedicación de sus habitantes a la agricultura y utilización de la vestimenta autóctona que pervive como identidad y espacio de resistencia. Hoy nos ocuparemos de un complemento infaltable del hombre, como es el sombrero de gigantesco y arremangado faldón, que se asemeja a los mexicanos, con una cinta de color vivo, generalmente rosa intenso; todo ello para resaltar los pantalones blanquísimos hasta las rodillas, camisa de anchas mangas que llega hasta los codos y su poncho colorido. Considerada como un símbolo de jerarquía y respeto, actualmente es una prenda que se reserva solamente para ceremonias especiales como del Inti Raymi, Corpus Christi o matrimonios.
Esta prenda, con el vuelo más pequeño para la mujer, se fabricaba en fieltro (paño, tela), apretada y endurecida, pudiendo también ser de lana de oveja; los pocos líderes indígenas que utilizan este original artículo, lo adquieren en Ilumán (Otavalo), en Natabuela prácticamente desaparecieron “los sombrereros”, seguramente porque las actuales generaciones dejaron de usar -en si-, toda la vestimenta, quizá por costumbres exógenas impuestas, por los precios altos y también por la dificultad de conseguir la materia prima. Sin embargo, esta elaboración casi extinta, vuelve con fuerza de manos de un colectivo de doce mujeres de Natabuela, mediante la conformación de una pequeña microempresa, buscan recuperar la tradición, contribuyendo además con el medio ambiente, al utilizar material de reciclaje como cartón papel y plástico. La confección inicia diagramando todas las piezas mediante patrones de cartón, que luego son ensamblados con pegamento y grapas, le cubren con resina y papel seda, esperan dos días y vuelven a colocar resina y aserrín, para conseguir la apariencia de lana prensada. Las artesanas con su trabajo permiten que este elemento único por su forma en el país, perdure al paso de los tiempos.