Ahorrar en todo momento, en todo tiempo

Ratio:  / 0
MaloBueno 

jose-echeverria“Ahorrarás en todo momento, en todo tiempo”, un mandamiento que se le olvidó a Dios grabar en las tablas de Moisés, o porque pensó que era tan obvio que no hacía falta ponerlo en forma expresa. El problema es que algunitos nacemos con falla de fábrica y nos falta algún sentido, como el sentido común, que ahora es el menos común de los sentidos.
Debemos ahorrar en épocas de vacas gordas para sobrevivir en tiempos de vacas flacas; “!elemental mi querido Watson!”. Esto incumbe no solo a los que gobiernan sino también a los gobernados.
Hace más de cuarenta años, un turista extranjero me hizo caer en cuenta que un buen porcentaje de ecuatorianos, a más de ser pobres somos indisciplinados y desperdiciamos mucho.
Por ejemplo, la pérdida de tiempo, la famosa “hora ecuatoriana”, que aún no logramos superar, ni por decreto, ni por ordenanza.
Hacemos dos o más veces la misma cosa, en vez de hacer una sola vez y bien y a su debido tiempo.
Mientras en otros rincones del mundo la gente tiene que sobrevivir comiendo tierra o haciendo sopa de hojas de los árboles, muchos de nosotros desperdiciamos la comida porque no planificamos previamente la calidad y cantidad necesaria o por malos hábitos, como la de dejar algo en el segundo plato, “por política”.
Al respecto, se han escrito varios volúmenes, en serio y en broma, pero a la mayoría de ecuatorianos nos cuesta un cambio de mentalidad, un cambio de comportamiento. Hay que volver la mirada a nuestros ancestros, a nuestros taitas aborígenes, quienes no dejaban nada al azar y en cuyo vocabulario no existía el término “desperdiciar”.