¿Qué celebran la UNP y el colegio de periodistas?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

ruben-darioLa Unión Nacional de Periodistas (UNP), con un presidente que ya dura tres periodos de dos años cada uno y que trabaja en la “gran prensa”, justo la que critica “el intento del presidente Correa de perpetuarse en el poder”, ha cometido un grave error al cambiar en Quito el nombre de la plaza Eugenio Espejo y bautizarla como “De los periodistas”.
La gestión lamentable de Vicente Ordóñez, que deberá rendir cuentas a todos los afiliados a la UNP, se ha redondeado demostrando que el gremio fue convertido en un actor político-proselitista más y que el edificio sede en la Capital se volvió un cuartel antigubernamental.
La UNP, por tanto, ha sido antidemocrática al no actuar de acuerdo con el pensamiento y los intereses de todos sus afiliados. ¿O por mayoría absoluta son enemigos del Régimen?
Tampoco la UNP ha cumplido con su rol básico: el de crear espacios para el debate, la reflexión, la capacitación, la formación de sus miembros.
Si el periodismo ecuatoriano atraviesa un grave crisis se debe, justamente, a que hace rato perdió el rumbo y dejó de hacer periodismo para dedicarse a la peor de las políticas: olvidar la esencia, el deber y la obligación ética de los profesionales.
La “gran prensa” y los gremios, a la cabeza de ellos la UNP, son responsables directos del deterioro del discurso periodístico, de la falta de calidad de los trabajos investigativos, de la desaparición de periódicos, revistas y radiodifusoras por deficiente administración de sus propietarios.
Los colegios de periodistas tampoco se salvan. ¿Cuánta capacitación han hecho? ¿A qué se dedican sus directivos? ¿Por qué no actuar en beneficio de los colegiados y sí de la política?
Si Eugenio Espejo supiera todo lo que los gremios hacen en su nombre saldría de su tumba y refundaría su periódico el 5 de enero, para que todos los periodistas se enteren que ese día es de reflexión, no de fiestitas ni medallitas ni diplomitas que cada año se conceden entre ellos para justificar su (in) existencia.