Vivir año de la misericordia

00:16 190 hits

Vivir año de la misericordia

Ratio:  / 0
MaloBueno 

mauro aguirreLa Conferencia Episcopal Ecuatoriana ha entregado a todas las diócesis un didáctico folleto para una amplia catequesis sobre esta gracia que el Papa Francisco concede en nombre de la Iglesia de Cristo misionero en el mundo, quien con su poder de perdón quieres salvar a los hombres de tantas esclavitudes que van contra la dignidad humana y cristiana de la persona hecha a imagen y semejanza de Dios. Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El ministerio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra teológica de Dios amor.

Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia, ella es fuente de alegría, serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia es la vía que une Dios y el hombre, porque abre su corazón a la esperanza y dignificación. En un mundo donde el hombre se vuelve materialista, consumista, hedonista y ateo, la Iglesia le recuerda que primero tenemos que buscar el Reino de Dios y su justicia; lo demás vendrá por añadidura. Tenemos que volver como hijos pródigos que hemos malgastado la vida en una vida disoluta, pero diremos he pecado contra Ti y el cielo, quiero que me recibas como un jornalero más. Y el Padre lo abraza, olvida su pasado y hace fiesta porque este hijo estaba perdido y ha sido encontrado. Busquemos a Dios con amor, humildad y sinceridad de corazón quitando los miedos humanos; todos somos pecadores en este mundo, que lance la primera piedra el que esté libre de pecado dijo Jesús a los que condenaban a aquella mujer adúltera. Jesús como el Buen pastor busca siempre a la oveja perdida y hay más alegría en el cielo por un pecador que se convierte que por los demás justos. En esta ocasión de compartir saludos y mensajes de reflexión meditemos sobre: “en el cual aprendamos a vivir y apreciar todo cuanto la vida nos ofrece y entregar lo mejor de nosotros pare los que estén a nuestro lado, dejando siempre los buenos recuerdos y que cada año vivamos de la mejor manera amando, perdonando y brindando felicidad.

Padre Mauro Aguirre