Hadathy

00:09 75 hits

Hadathy

Ratio:  / 1
MaloBueno 

oscar-jaraSer bombero no solo es apagar incendios. Es de esos oficios en los que se piensa en los demás, antes que en uno mismo. Los inquilinos que dirigen actualmente el municipio, en cambio, parece que van en el sentido contrario, solo así se entiende la destitución de Marco Antonio Hadathy, como comandante de los bomberos de Ibarra.

Hay algo místico en enrolarse en el cuerpo de bomberos. No son héroes, solo personas entrenadas para salvar vidas, solidaria y responsablemente.
Marco Antonio Hadathy cumplió esos requisitos. Su experiencia, formación y conocimiento hizo de Ibarra una ciudad más segura, y logró profesionalizar al cuerpo de bomberos de Imbabura, hasta convertirlo en uno de las mejores del País.
Ahora que se va nos quedamos más huérfanos, más expuestos. Será difícil reemplazarlo. Las personas con experiencia y vocación de servicio a Ibarra se van, y es probable que se les reemplace con cuotas y favores, donde se enchufan a los familiares de los coidearios.
No se puede esperar mejora si se reemplaza a funcionarios como Hadathy con amiguetes, socios, miembros de la jorga. O si se destituye a un funcionario que se dedicó a transformar el cuerpo de bomberos a tiempo completo y se contrata, a cambio, a directivos de medio tiempo.
Al Alcalde le pareció más seguro para Ibarra comprar rotweilers que invertir ahora en los bomberos, lo que es un escarnio a la inteligencia de los ibarreños, si tomamos en cuenta, que en los últimos años el fuego ha asolado a la provincia de Imbabura.
Los bomberos necesitan en quien confiar para llevar a cabo su misión. No llevan capa, no son invencibles, varios han muerto. Sufren y algunos aún presentan cicatrices y tienen pesadillas. No sabían que eran capaces de reaccionar como lo hacen en situaciones límite, pero lo logran cuando tienen un guía que les inspire. Es más difícil cuando dependen de un burócrata asignado por conveniencia.