Revaloricemos a la familia

00:00 44 hits

Revaloricemos a la familia

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Sin lugar a dudas, Adán y Eva son la obra más perfecta de la creación de Dios, la primera pareja en el mundo que unió sus almas en un solo corazón y los magnánimos progenitores que comprometieron sus vidas por un amor eterno para dar origen a la gran familia llamada humanidad. Este designio del Padre Celestial como el “Hacedor de todo bien” hizo que el uno se complemente con el otro en todo sentido para que la responsabilidad y cariño, trabajo y comprensión, esfuerzo y esperanza, valentía y generosidad, confirmen que este hombre y esta mujer son el mejor referente de lo que debe ser una familia, que por su desobediencia al Creador y comer del fruto prohibido tuvieron no solo que trabajar incansablemente, explorar campos desconocidos, y luchar contra las adversidades sino también mantenerse juntos para poder sobrevivir, distribuirse las tareas, convivir en paz y armonía.
Desde aquel entonces, los seres humanos no podemos vivir en la soledad porque nos necesitamos los unos a los otros para poder avanzar en el camino, derribar todas las barreras y obstáculos, atender nuestras carencias físicas y necesidades espirituales, etc. Esto ha obligado a que un hombre y una mujer motivados por el amor formen una pareja, procreen a sus hijos y constituyan su familia, que por su propia naturaleza se convierta en el eje fundamental de la sociedad. Es por ello, que a los padres y madres de familia se les ha delegado hermosas responsabilidades en la crianza y cuidado de los hijos que no pueden no pueden ser sustituidas ni compensadas con dinero, cosas materiales, etc. El amor de una madre jamás podrá ser reemplazado por el dispositivo o equipo tecnológico más sofisticado que intente acortar la distancia en la comunicación, así como la disciplina de un padre nunca podrá ser suplida por una pensión alimenticia que cubra las necesidades básicas de un niño o adolescente. Revaloricemos el verdadero rol de los padres y el valor de la familia.