Terroristas

00:00 54 hits

Terroristas

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Entre la Revolución Francesa y la Revolución Rusa hay muchos puntos en común, de manera que la segunda no se explica sin la primera; sus participantes repiten pasiones extremas y desengaños violentos. Pero la diferencia de armamentos empleados en una y otra revolución es, en menos de ciento cincuenta años, pavoroso.
En el siglo XVII, las armas blancas se repliegan o bien son poco utilizadas, gradualmente el arrojo personal se somete a la acción del grupo y las bombas, que eran objetos de torpe e irregular ira, se convierten muy pronto en artefactos servidores del tiempo. En efecto: el reloj, que marca la próxima muerte de las víctimas, también rige, despiadado, los horarios de los terroristas. Incluso el idealismo francés, que apelaba a la” Fraternité” más o menos sentida, desaparece del escenario. La dictadura del proletariado no es algo fraterno, ya que no reconoce un mismo padre. El siglo XVIII es aún romántico, destila un poco de nobleza; el XX no puede serlo debido a la siniestra capacidad del instrumental bélico, cuyo tóxico despliegue seguirá a la revolución y asustará al mundo.
Isis ha calado hondo en la descripción de los terroristas; sobre todo en el carácter de las mujeres, que son –a la vez que las que más sufren- los seres capaces de las mayores crueldades. El clima en el que viven, se mueven, comen y duermen esos seres humanos es insoportables. Así como traicionan, asimismo –tarde o temprano- son traicionados. Están, entre ellos, ideólogos fanáticos, el ejecutor, ex sacerdotes, seminaristas -¡más de los que uno imaginaría hallar!-, y todos sin excepción llevan una vida tan errática y móvil, tan llena de té o café espeso y mendrugos de pan en habitaciones dispares y sin luz, que sin darse cuenta pierden toda noción del tiempo real y comienzan a desplazarse entre las bambalinas de la pesadilla con sus mentes coloreadas por coágulos de sangre y estallidos. Una vida sadomasoquista, por cierto.
Caído el Muro de Berlín, disuelta la antigua URSS, los terroristas se han vuelto más feroces cuando más nacionalistas se reclaman.