Estirpe de guerreras

00:00 65 hits

Estirpe de guerreras

Ratio:  / 0
MaloBueno 

ANuevamente, quiero reiterar sobre la vida y pasión del campeón mundial de marcha Edison Pumacuro, puesto que con el homenaje, saltaron a la diáfana luz de los acontecimientos, muchos elementos e historias encontradas de otros seres, que merecen un espacio de difusión, no porque a fuerza de trabajo encontraron reconocimiento, sino porque es deber ciudadano, poner de manifiesto la lucha constante de superación, que son en definitiva un ejemplo a seguir de la familia Pumacuro-Gualotuña, estirpe de guerrer@s, a quienes el triunfo les fue más glorioso, porque el camino para llegar a la cúspide lo encontraron agrietado.
Un programa especial destacó la personalidad de este laureado deportista quien hizo patria fuera de los linderos ecuatorianos, al consagrarse medalla de oro, en los 20 kilómetros marcha en Lyon-Francia; y así como ha vivido, recibió tal reconocimiento, con humildad y gratitud de los grandes, exteriorizando un agradecimiento, al gobierno local, a su familia, a su madre, al consulado italiano y especialmente a Dios, este último, como el motor que mueve su existencia. Tales actitudes llaman a la reflexión, superación y esperanza, en su mayoría inculcadas por su progenitora Piedad, madre de tres varones y tres mujeres más, quien pese a la prematura muerte de su esposo labró el camino de sus hij@s, muchas veces con lágrimas, cansancio, frustraciones, nunca con resignación, a través de la venta de espumilla, oficio que hasta la actualidad le mantiene vital, tanto en el bar de una escuelita en Carabuela y todos los sábados y domingos, en las afueras de la Iglesia de Andrade Marín. Por ella, otros dos luchadores de la misma estirpe Héctor y Milton, también ex deportistas, como parte de la fundación Pumacuro Runners, crearon la carrera 7k “Espumillas Piedacita Runnig”, que este domingo, con éxito cumplió su II edición, este año en paralelo desarrollaron la espumilla más grande del país, actividades que buscan ayudar a la niñez de escasos recursos económicos que también sueñan con volar alto.