El Nuevo Otavalo

00:00 148 hits

El Nuevo Otavalo

Ratio:  / 2
MaloBueno 

A la actual administración municipal le quedó grande el eslogan, y lo digo con propiedad porque conversado con la gente, por las calles, plazas, cafés, nadie mira el Nuevo Otavalo. Un amigo muy osado decía, “el Nuevo Otavalo es para ellos: nuevos muebles, nuevos enseres, nuevos mobiliarios, nuevo auto, nuevos baños, para no sentarse donde se sentó el indio….”; otros me han dicho, “el Nuevo Otavalo son esos cuadros que se han colgado en los postes de la calle principal”. El eslogan que nace en campaña y continúan utilizándolo políticamente, elevó el imaginario de la gente que es muy sabia, anhela y tiene sueños de mejorar sus condiciones de vida, con este se pintó un Otavalo diferente, ordenado, próspero, con fluidez en la gestión administrativa, pero se han derrumbado las esperanzas. Decepción es lo que siento en las personas, el estatismo de la gestión municipal es evidente. En Otavalo no se ven obras de ninguna dimensión, es más, la pérdida de su territorio cantonal es una deuda que no ha encontrado explicación.i8u9u
A estas alturas los problemas de la ciudad han crecido, que con planificación y orden se los puede resolver, pero como también me han dicho, “no dan pie con bola”. Evidenciemos temas para ser objetivos: Mercados y caos, no se conoce la versión oficial del retraso para que entre en funcionamiento el nuevo mercado; la Plaza de los Ponchos tan afamada a nivel mundial y generadora de riqueza, no cuenta con un plan de mejoramiento de los espacios y sus atractivos; ventas informales, ventas ambulantes, turismo, seguridad, sanidad pública, etc., sin planes ni ordenanzas.Notoria es la voluntad de los funcionarios que toman decisiones en su afán del “borra y va de nuevo”, ejemplo el derrocamiento del monumento en Punyaro de Luisito y eliminar su imagen e imponer otras que no son gratas para la población. Entonces tienen sentido lo que dice la gente: “el equipo de funcionarios no le siente a Otavalo por muchos no viven acá”, “el alcalde no se compenetra en la ciudad, no se lo ve en los barrios, ni siquiera sale al parque central”, por lo que tiene sentido, ¡el nuevo Otavalo es de ellos, no de nosotros!.