Los artífices del desarrollo y progreso

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Las páginas de una historia escrita no solo con las letras del trabajo silencioso y tesonero, infinita creatividad e ingenio, emprendimiento e innovación sino también con el cariño y responsabilidad, humildad y sencillez, ética y compromiso de hombres emprendedores y mujeres hacendosas confirman que el 5 de noviembre de cada año se ha convertido en el día propicio para enaltecer la hermosa e inigualable labor que realizan todos los artesanos ecuatorianos. Por lo que, los trabajos hechos con sus prodigiosas manos son catalogados como verdaderas obras de arte que no pueden ser superadas ni por la tecnología más avanzada que el mismo hombre ha creado para tallar la madera, esculpir la piedra, moldear el barro, curtir el cuero, tejer la lana, etc.
Indiscutiblemente, en estas magnánimas obras se puede evidenciar cómo cada uno de los artesanos con el conocimiento y la sabiduría ancestral en su mente, el amor y la pasión incondicional en su corazón, sus bendecidas y maravillosas manos pintan el arcoíris de la alegría de los niños, tejen las ilusiones de los jóvenes enamorados, hilan los sueños de las mujeres trabajadoras, materializan las hazañas de los héroes valientes, graban los recuerdos de los adultos mayores, esculpen los tesoros de los intrépidos antepasados, elaboran las multicolores artesanías, diseñan el futuro prometedor de las familias, etc.
Razones más que suficientes para felicitar a todos los artesanos ecuatorianos, de manera muy especial a los “maestros carpinteros, talladores, zapateros, albañiles, etc.,” que con su trabajo humilde pero irremplazable se han convertido en los artífices del desarrollo y progreso de los pueblos porque con su buen ejemplo nos han enseñado que el trabajo dignifica a la persona, el ahorro garantiza el mañana y la buena inversión lleva a la prosperidad. ¡LOOR A LOS ARTESANOS!