Asamblea plenaria de obispos

00:00 57 hits

Asamblea plenaria de obispos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

En la ciudad de Loja se reunieron los Obispos titulares, auxiliares y eméritos en la Asamblea plenaria anual donde tienen como puntos de reflexión y planificación la resonancia de los mensajes del Papa Francisco en el Ecuador, preparación del Año de la Misericordia, conclusiones del reciente Sínodo de la familia y la planificación global 2016-2020 en el Ecuador.
Los Obispos, juntamente con su presbiterio imbuidos más y más del sentir de Cristo y de la Iglesia, procuran sentir y vivir con toda la iglesia la nueva evangelización. Como Iglesia particular cada jurisdicción eclesiástica debe procurar lo mejor que pueda extender el reino de Cristo, aún con aquellos que no creen o están alejados. La fe en Dios amor y la tradición católica en la vida y cultura de nuestros pueblos son sus mayores riquezas y se manifiesta en la fe de muchos bautizados. El don de la tradición Católica es un cimiento fundamental de identidad, originalidad y comunión eclesial.
En el ejercicio del ministerio episcopal de enseñar, anuncian a los hombres el Evangelio de Cristo, llamándolos a la fe con la fortaleza del Espíritu. Muéstrenles asimismo que las mismas cosas terrenas y las instituciones humanas, por la determinación de Dios Creador, se ordenan también a la salvación de los hombres y por consiguiente pueden contribuir mucho a la edificación del Cuerpo de Cristo. En el Ecuador, en las últimas décadas, los obispos han planificado la pastoral para fortalecer al pueblo ecuatoriano respetando sus culturas y mostrándoles el encuentro con Cristo camino de conversión, comunión y solidaridad.
Los obispos como sucesores de los apóstoles, junto con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad, con fe y esperanza han aceptado la vocación de servir al pueblo de Dios, conforme al corazón de Cristo Buen Pastor. Nos acercamos a celebrar el Año Jubilar de la Misericordia, el mismo que se abrirá el 8 de diciembre del 2015 y se concluirá en la fiesta litúrgica de Jesucristo Rey del Universo, el 20 de noviembre del 2016.