La atención primaria en salud mental

00:00 59 hits

La atención primaria en salud mental

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Desde la declaración de Alma Ata en el siglo anterior, no ha habido una estrategia más valiosa para la salud pública que la de atención primaria.
Es decir la primera atención que se puede prestar a un paciente para aliviar sus síntomas más apremiantes y luego poder diferirlo a un Hospital o a un especialista.
Aún los países más desarrollados han adoptado con buen éxito esta estrategia que fue diseñada para países pobres, en vías de desarrollo, como una manera de optimizar los recursos de salud en la comunidad, con la participación de la misma y abaratar costos de una atención que antes solo se hacia en los hospitales.
Para la salud mental esta estrategia ha sido una de las formas más importantes de acercar el psiquiatra a la comunidad, aunque por la escasez de este recurso técnico se tuviera que hacer de forma itinerante, es decir dos días atiende en un centro de salud, uno en otro u otros cercanos, para completar sus 40 horas de trabajo.
Pero la actual administración, en una medida inconsulta ha retirado a todos los médicos psiquiatras de la atención primaria para que trabajen en hospitales provinciales, lo cual ha determinado que por ejemplo, en Cuenca, se cerrara la atención psiquiátrica en el Centro de Salud Mental “Buena Esperanza”, donde funcionó por 22 años y al profesional se lo envió al Hospital “Vicente Corral Moscoso”, donde ya hay otros cuatro médicos de la misma especialidad.
Es decir se está marchando contra la corriente universal que ha podido cambiar la imagen y la eficacia de la atención psiquiátrica mediante su participación en los consultorios de la comunidad.
Definitivamente se está dando palos de ciego en este campo y es hora ya que se produzcan las consiguientes rectificaciones.