Buena campaña…,pero…!

00:15 63 hits

Buena campaña…,pero…!

Ratio:  / 0
MaloBueno 

jacinto salasLa queja ha sido permanente, sobre todo la que proviene de sectores vinculados con el turismo: la necesidad de una campaña permanente para promover a Ibarra como destino turístico. Campaña con un propósito: devolver a esta ciudad, ese liderazgo que tuvo hace dos o tres décadas, cuando era un lugar obligado de visita en el país.


El Municipio ha recogido el guante y emisoras nacionales hablan ahora de Ibarra ciudad, de su gastronomía, de sus íconos turísticos…
Ibarra necesita una campaña, y más, si se sostiene en el tiempo. Pero… (siempre hay un pero…), es indispensable validar, en hechos, los valores que se promueven.
Nadie invita a su casa, si no la acondiciona para satisfacer a sus invitados. Tampoco si no tiene algo más que ofrecer. Descuidarlo, significa, incluso, arriesgar el propio prestigio. Promover a Ibarra y ofrecerle “íconos” como el Torreón, cuando a su lado tiene un portal lleno de grafitis grotescos, convertido en un dormitorio para indigentes y un urinario nauseabundo, casi es un despropósito. Promocionar la “Esquina del águila”, y no ofrecer algo extra, como el ajedrez gigante, que desapareció hace años. O la “Esquina del coco”, El Alpargate y San Juan Calle, sin un guía que explique su importancia en la historia ibarreña, no logrará mucho para motivar más visitas.
Y cuando se trata de “huecas”, resulta indispensable hablar con los dueños, planificar para mejorar la atención, y ofrecer algo más, aparte de las empanadas, servidas en papel empaque y no en servilletas. Para cambiar la imagen de esos tradicionales locales de fritada, como lo han hecho en esa nueva oferta de la Eloy Alfaro y Julio Zaldumbide.
El Obelisco puede ser el más importante ícono (de hecho lo es), pero es indispensable revalorizarlo. Como hay que hacerlo con muchas calles, aceras y casas de Ibarra, a las que la incuria las tiene en el abandono.
La campaña es necesaria pero no puede ir sola. Debe involucrar aspectos que no pueden quedar al azar, ni a la buena voluntad de alguna institución o de uno que otro ciudadano.