Los sentidos en armonia con Los Andes

Ratio:  / 0
MaloBueno 

myriam valdiviesoLa Orquesta de Instrumentos Andinos está de cumpleaños. Hace veinte y cinco años, en 1990 fue creada como un proyecto cultural inédito en el que mágicamente se fusionaron los sonidos de los instrumentos de los andes como la zampoña, quena, quenilla, quenacho, flauta de pan, rondador, pingullo, ocarina, palla, bocina, silbatos precolombinos elaborados con carrizos, madera y caña guadua, con otros de origen europeo y latino como la guitarra,el bandolín, mandolina, arpa diatónica, contrabajo, triple colombiano, cuatro llanero, charango, que junto al bombo, marimba, redoblante, conga, bongó, cajón peruano, bomba ecuatoriana, pandereta, maracas, platillos, alcanzan un cuerpo de gran orquesta con tres secciones: percusión, cuerdas y vientos.

Este proyecto que nació bajo el auspicio del Municipio de Quito fue pionero en América Latina, parido para recuperar la música popular ecuatoriana, para aportar a la sonoridad como afirmaba su primer director, el gran maestro Patricio Mantilla, a quien le correspondió adaptar la música nacional y la música clásica a los instrumentos andinos, pues en sus partituras se hacen vibrar melodías de diverso matiz: clásicos mundiales, albazos, andareles, pasillos, mambo y hasta rock, que son parte del repertorio de esta orquesta, pues sin duda es única en su género; razón por la que se ha convertido en un referente requerido en países como Rusia, Alemania, Brasil, Costa Rica, Colombia, Perú, Chile, México, sitios que han visitado entre otros para exponer esta expresión musical, diversa y colorida como el arcoíris andino.

Treinta y seis músicos bajo la dirección de Wilson Haro actualmente, nos permiten viajar por la insondable y magistral puesta en escena de la música, bello arte que enaltece los sentidos, que emociona y sensibiliza, que nos ratifica en la plenitud de nuestra humanidad. Una Orquesta que recorre todos los rincones nacionales con gran talante y profesionalismo, y lleva un mensaje positivo a los pueblos y ciudades ecuatorianas. La mejor ofrenda de un artista es compartir su sensibilidad frente a un instrumento, mostrar su relación profunda, esa búsqueda constante de emotividad y belleza, hasta el punto de conducirnos estéticamente a la plenitud de los sentidos. Mágicamente el ser humano es capaz de llegar a un éxtasis a través de la música.

Myriam Valdivieso Cox
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.