El precio de buscar la verdad e informarla

Ratio:  / 0
MaloBueno 

ruben-darioHacer periodismo es difícil. Y hacerlo bien lo es mucho más. Es buscar la verdad de los hechos en función del bien común y salvar cualquier obstáculo que impida conseguir la información.

El precio siempre será alto. La incomprensión de los actores de los hechos o de quienes intentan ocultar una parte o todo lo relacionado con la noticia es, paradójicamente, similar a la facilidad con la que nos juzgan quienes quisieran que lapidáramos a aquellos actores para obtener réditos. Ocurre todos los días. Por una u otra circunstancia, cuando los periodistas publicamos una noticia es normal que unos se sientan afectados y otros beneficiados, en especial si el asunto que estamos informando tiene connotaciones políticas. Los protagonistas tratan de mover todas las fichas, influencias y amiguismos para evitar que se publique, mientras los que, desde su punto de vista clientelar y proselitista, creen que podrían sacar provecho, de la misma manera intentan presionar, incidir o inducir a que la noticia aparezca lo más destacada posible. Pero cuando el periodismo no se debe a nadie, ambos sectores chocan con nuestra actitud de trabajar la información de manera ética, sin compromisos con ningún sector y con el único objetivo de servir a la sociedad y a nuestros lectores.
El precio es alto. La distancia. La soledad. La incomprensión y, a veces, la amenaza, la ofensa y la calumnia. Precio que se debe afrontar con nuestra única arma: nuestra solvencia moral.

Rubén Darío Buitrón
www.rubendariobuitron.wordpress.com