El viaje de Che

00:00 75 hits

El viaje de Che

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Era el primer mes de 1952, cuando Ernesto Guevara de la Serna, acompañado por su amigo Alberto Granado, salieron el día 4, a bordo de la ya mítica motocicleta bautizada como la Poderosa II, desde Córdova Argentina, con la intención de descubrir la América Latina profunda que palpitaba a herida abierta de la injusticia social de aquella época. Los viajes aventurados por tierra, mar o por las nubes, tienen una carga nutrida de experiencias que se impregnan rápidamente en nuestra memoria afectiva; y fue ese hecho lo que marcaría en Ernesto, su rígida personalidad revolucionaria.
En México, sin dudar ni por un instante, acepta la invitación de Fidel Castro y se une al comando revolucionario que liberaría Cuba, del mandamás Fulgencio Batista. Es el triunfo de la Revolución Cubana de 1959, lo que eleva al Che Guevara a la palestra de la geopolítica mundial, y entre el ajetreo de reestructurar el país y la gloria de la fama y el poder, el Che Guevara fiel a sus convicciones políticas, opta por un retiro cauto de las cámaras de televisión y de los micrófonos, para seguir su destino que es el “internacionalismo”; después se lo ubica combatiendo en plena jungla centro africana, en Congo. Después se desplazó en secreto a iniciar un foco guerrillero en Bolivia, país estratégico que se ubica en pleno centro de Sudamérica y es aquí en 1967, donde cae en combate, para luego ser asesinado por las huestes del ejército boliviano y la CIA.
Es muy emotivo recordar y reconocer más allá de sus creencias ideológicas y políticas, su profundo compromiso con los desposeídos, su desprendimiento y sacrificio total a la causa de la revolución. El “Che”, como lo bautizaron sus camaradas cubanos de Sierra Maestra, goza ya de la gloria eterna de los mártires de la humanidad y estará presente su espíritu rebelde, en cualquier parte donde se produzca la injusticia y el abuso desde el poder. Hoy es el aniversario de su muerte.