El horizonte está en París 2015

00:00 72 hits

El horizonte está en París 2015

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Esta afirmación parecería ser la esperanza que la humanidad tiene con relación a la necesidad que todos los países concreten un acuerdo mundial vinculante, en el tema de la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera. Las discusiones tendrán lugar en País (30 noviembre-11 diciembre, 2015) en la Conferencia de las Partes número 21 (COP 21). Si las grandes potencias mundiales, como hasta hoy,mantuvieranposiciones dilatoriasy evasivas, el efecto invernadero causará la elevación de la temperatura planetaria en más de 2 grados centígrados con consecuencias devastadoras para todas las especies vivas. Cuando se firmó el Tratado de Kioto, el objetivo era disminuir en un 15% las emisiones contaminantesdeCO 2 enla atmósfera, aspecto que no se ha logrado por el sabotaje e indiferencia de variassuperpotencias industriales que son las causantes de la emisión de más del 50% de gases contaminantes.
Hay que señalar que los mecanismos de decisión que usan en este tipo de organismos internacionales tiene un defecto, este consiste en que las decisiones sólo se aprueban por unanimidad o consenso. De esto se aprovechan los pocos que están en desacuerdo y allí se estancan todas las buenas intenciones de la mayoría de países; muy a pesar quelos saboteadores ostentan discursos almibarados, engañosos y demagógicos que aparentan concordar con la causa mundial, pero que en los hechos al no firmar o aprobar las declaraciones, éstas quedan en letra muerta.
En estos días hay un entorno un poco más favorable, varios hechos pudieran reflejar esa posibilidad. Por ejemplo, si el presidente de Francia (Hollande), como anfitrión de la cita, logra ser consecuente con su discurso realizado en Polonia, habría una primera ponencia centrada en el objetivo de reducir las emisiones contaminantes en un 40% en 2030, un 60% en 2040 (respecto de las emisiones de 1990). Es necesario preparar la movilización mundial para presionar que se firme un acuerdo obligatorio y vinculante para salvar al planeta.