Cotacachi acoge a jubilados extranjeros

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Dentro de la  Encuesta Internacional Expant Insider Survey 2015, que sitúa por segundo año consecutivo al Ecuador como primer país escogido por extranjeros para radicarse, que habíamos analizado la semana pasada, en done se mencionaba a  Ibarra, Otavalo y Cotacachi, como lugares más buscados para residir; continuamos con este espacio, argumentando las bondades de Santa Ana de Cotacachi (nombre original), como el destino ideal para extranjeros especialmente jubilados de los EE.UU. De entre los factores que determinan su estancia definitiva está su clima, la cercanía entre lo rural y urbano, los paisajes naturales y su gente acogedora, es de mucha ayuda para ellos encontrar a personas de la localidad que hablen su idioma.  De acuerdo a la dirección de Planificación del GAD local, se encuentran 800 extranjeros censados, de los cuales, 320 poseen bienes catastrados, además de una población flotante de 200 personas. Un gran número de encuestados “prefieren pagar impuestos en un país en donde se construyen carreteras, hospitales y escuelas…”, estos se preocupan por generar empleo y seguridad, les gusta estar en contacto con la naturaleza, aprendieron a cultivar huertos, así como han abierto pequeños negocios, en su país la jubilación no les alcanza para vivir con tranquilidad, en su gran mayoría están satisfechos con su nueva forma de vida y el tiempo que ocupan para su esparcimiento y distracción, todo ello cuenta como aspectos positivos para este ciudad, en este mismo orden se han desarrollado servicios especializados como restaurantes y tiendas. Como aspecto negativo sin embargo se menciona, el incremento de la plusvalía, lo que ha provocado que los cotacacheños tengan poco acceso a la vivienda. Como colofón indicaremos que las tradiciones y costumbres propias también han cautivado a esta población, como la procesión del viernes santo, donde predomina la presencia indígena, con su multicolor vestimenta; el dos de noviembre fecha en donde además del rito religioso de la celebración de difuntos, se participa con el tradicional juego del trompo; así como las fiestas de San Juan, San Pedro y San Pablo, los matrimonios, las mingas y por supuesto la fiesta de la Jora.