Fiesta a nuestra señora de las Victorias

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La parroquia eclesiástica “Nuestra Señora de las Victorias”, viene preparando la novena y fiesta a su patrona, contando con la piadosa participación de las familias católicas. La bienaventurada Virgen, predestinada desde toda la eternidad como Madre de Dios junto con la Encarnación del Verbo Divino por designio de la Divina Providencia, fue en la tierra la excelsa Madre del Divino Redentor y en forma singular la generosa colaboradora entre todas las criaturas como la humilde esclava del Señor. La Iglesia no duda en atribuir a María un total oficio subordinado y lo recomienda al amor de los fieles, María con su participación intima en la historia de la salvación, refleja las más grandes verdades de la fe.
En nuestro continente y en el mundo la Madre de Dios recibe varios nombres de advocaciones, donde el pueblo de Dios expresa su veneración y cariño en la variadas imágenes y títulos, así pues el hermoso y bíblico nombre de Nuestra Señora de las Victorias es el signo del triunfo con Jesucristo Redentor del mundo, quien es Camino, Verdad y Vida para todos los pueblos. La fe en Dios ha animado la vida y la cultura de estos pueblos con sus expresiones en el arte, la música, la literatura y sobre todo en las tradiciones religiosas de sus gentes. La Iglesia tiene que animar a cada pueblo para construir en su patria una casa de hermanos para vivir en familia bajo el amparo de la Santísima Virgen protectora en el mundo. Los mejores esfuerzos de las parroquias deben estar en la convocatoria y en la formación de laicos misioneros. Monseñor Valter Maggi nos dice: en esta educación a las dimensiones del mundo, cada discípulo del Señor y cada comunidad cristiana encontrará alimento para ser sostenida en la tarea de la misión permanente y abrir nuevos cauces de evangelización en una sociedad contemporánea, siempre más plural. La Virgen María nos vuelve a repetir como en Caná de Galilea hagan lo que Él les diga. Ella que hecho del Sí su única palabra, sostenga y bendiga los pasos en la tarea evangelizadora.