Misión cumplida, Monseñor

00:00 84 hits

Misión cumplida, Monseñor

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Al nombrar nuevo Arzobispo de Guayaquil, a Monseñor Luis Cabrera Herrera, exarzobispo de Cuenca; Monseñor Antonio Arregui Yarza termina canónicamente su  administración episcopal, quedando como Arzobispo Emérito; después de un fecundo trabajo en bien de las jurisdicciones eclesiásticas donde sirvió con todos sus talentos: como Obispo Auxiliar de Quito, Obispo de la Diócesis de Ibarra y finalmente como  Arzobispo de Guayaquil. Con su sólida formación académica: doctor en jurisprudencia y  derecho canónico, su aporte valioso comenzó como profesor en la Universidad de Navarra y al venir a Quito como sacerdote se ha dedicó a los jóvenes, a los profesionales y trabajadores, luego fue nombrado Vicario General del Opus  Dei para el Ecuador, colaboró  como juez de los tribunales eclesiásticos en Quito, profesor en el Seminario Mayor Nuestra Señora de la Esperanza, más tarde actúo como coordinador de la visita pastoral de su santidad Juan Pablo II al Ecuador en 1985, fue director de Radio Católica, Director del Óbolo de San Pedro, en dos ocasiones fue nombrado Secretario General de la  Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Vicepresidente y Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Ha participado en Asambleas y Sínodos de reflexión eclesial en el  Magisterio Doctrinal. De sus múltiples entrevistas en los medios de comunicación nacional y locales ha sido de mucha importancia el pensamiento orientador, fiel, Pedagógico y pastoral dado para bien de la feligresía. Con su personalidad firme y de buen trato goza del aprecio de muchísimas personas que han visto en él un evangelizador profundo que busca iluminar con claridad el pensamiento de la Iglesia, muchas veces atacada por ideologías subjetivistas y ateos. Toda la Iglesia tiene un deber de gratitud a Monseñor Antonio Arregui por su misión evangelizadora cumplida desde su misión episcopal. Monseñor Arregui en sus últimas palabras de pastor de Guayaquil, a pedido a todos recibir al nuevo Arzobispo Monseñor Luis Cabrera y él dice: como un abuelo en la familia me quedaré para dar consejos…..Que Dios conceda la salud para que continúe sirviendo como arzobispo emérito y quienes lo conocimos siempre apreciaremos sus nobles virtudes de un amigo fraterno que sabe estimular y valorar.