Un hostal que ofrece paz y tranquilidad

00:00 79 hits

Un hostal que ofrece paz y tranquilidad

Ratio:  / 0
MaloBueno 

En el marco de la Encuesta Internacional Expant Insider Survey 2015, que sitúa por segundo año consecutivo al Ecuador como primer país escogido por extranjeros para radicarse,  debido a algunos factores como: servicios médicos de calidad,  bajo costo de la vida, clima, paisajes naturales, gente amable; en la provincia, ciudades como Cotacachi, Ibarra, Otavalo, son buscadas para residir o pasar temporadas.  En este sentido, llama gratamente la atención, el hostal “Real Dream”, ubicado en Ibarra, en uno de sus barrios más antiguos, ofertando descanso y tranquilidad, en un ambiente sencillo y agradable. Una pareja de esposos de nacionalidad belga, viajaron por aventura y terminaron  radicándose en esta ciudad, que les cautivó por sus lugares tradicionales, la cercanía y la armonía para educar a sus dos hijos, además  de  poder cumplir con el sueño de convertir una casa, en un lugar acogedor para turistas de su país y de otros, que como ellos, salen de sus territorios en busca de paz espiritual y a establecer vínculos con la naturaleza, lejos de las grandes selvas de cemento en donde el trabajo y la producción de bienes es un modus vivendi. De esta manera, invirtieron en una casa colonial y la remodelaron, guardando la esencia de la cultura y costumbres del país aportaron con ideas propias al lugar. Existen tres áreas de descanso y  habitaciones para un número de 17 personas, además de permitirle al turista cocinar su propia comida, incluyendo información necesaria para conocer la ciudad, la provincia y el país. En medio de un contexto familiar, los turistas encuentran rincones llenos de colorido y luz, con plantas,  árboles, piedras y artículos autóctonos  restaurados, todos los espacios parecen  estar llenos de energía  para meditar, leer, escribir, servirse un café  o simplemente descansar. Es de notar que no sólo el gobierno nacional ampara y recupera  los bienes patrimoniales, ya que ésta y otras familias de varias nacionalidades aportan al turismo, al arte y la cultura, generan fuentes de empleo, difunden las costumbres,  mediante la puesta en marcha de estos maravillosos espacios cargados de historia, donde lo tradicional se amalgama con lo moderno, contando además a pocos minutos con movilidad, comercio, diversión y compras.