Voluntarios extranjeros rehabilitan centro cultural

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Gracias a Telefónica Movistar, doce voluntarios de siete países de Iberoamérica, dentro del proyecto denominado Awaspha Yuyaykuna, (Tejiendo ideas),  trabajaron durante once días en la rehabilitación de una antigua casa de más de 120 años, donde funciona el Centro Cultural Llaktapak Ushay, lugar en el que 60 niños, niñas y jóvenes, se capacitan en artes; está ubicada en la parroquia de Andrade Marín (Antonio Ante-Imbabura). Durante estos días, con mucha alegría, energía, pala en mano, cemento, barro, agua, pintura  y botas de caucho, trabajaron en la adecuación de varias zonas como “el muro que habla”, allí se  construyó  una cerca de barro y botellas recicladas, una escultura de alto relieve y graffitis, se instalaron luces LED con sensor, las mismas que fueron elaboradas por los jóvenes del centro, en tanto que la escultura se realizó con el apoyo de colectivos y artistas; en el mural se captarán paisajes andinos y tradiciones que identifiquen al sector. En cuanto  a la implementación de “salas vivas”,  se adecuaron cinco espacios para actividades de serigrafía, uso tecnológico, lectura y pintura; además de una huerta a fin de vincular la agricultura orgánica, la tecnología y la protección ambiental. Las y los voluntarios de El Salvador,  Perú, Colombia, Brasil, Argentina, España, y Uruguay, explicaron que esta experiencia les permitió fortalecer vínculos con otras personas de la comunidad marinense,  a las que dieron el tiempo de sus vacaciones, a más de impartir conocimientos y actividades culturales, educativas y artísticas que a todos les fortalecieron. De su parte la comunidad beneficiada  recibió con beneplácito estas mejoras, al igual que el dueño del inmueble que  donó  esta propiedad que fuera de sus abuelos, aspirando que el lugar, se convierta en un centro cultural, en donde la niñez pueda recrearse, pintar, enriquecer sus habilidades y destrezas. Bien por la empresa de móviles y estos seres sensibles y sin afanes de lucro. Ojalá más personas e instituciones se sumen a causas como estás, en donde el aspecto social, cultural y artístico, sobre pasa los linderos de la infraestructura básica, considerando que el conocimiento es la puerta hacia el cambio y la liberación.