La confusión (II)

00:16 70 hits

La confusión (II)

Ratio:  / 1
MaloBueno 

nelson villacis(CONTINUACIÓN...) Al siguiente día, el tonto trató de abandonar la ciudad, pero una inmensa multitud rodeaba su albergue y cuando salió todos le gritaron: Por favor háblanos una última vez.

El tonto les dijo que les hablaría, siempre y cuando luego de ello, lo dejasen marchar en paz y todos asintieron.
Entonces les habló: Me imagino que todos ustedes se han reunido aquí porque ya saben lo que quieren escuchar.
Esta vez ya no habló la multitud y habían delegado al alcalde para que los represente, entonces el burgomaestre dijo: Amado maestro, es verdad; pero algunos lo saben y otros no lo saben, por ello sería bueno que nos hablaras.
El tonto que era muy pícaro y tenía que huir de inmediato solo dijo: Pues no veo mayor necesidad de hablar porque creo que aquellos que lo saben deberían contárselo a aquellos que aún no lo saben y eso se llama solidaridad.
Entonces la multitud gritó: ¡Qué bello ser, qué hermosa lección de humanidad!
Así el tonto logró escapar, pero en ese pueblo nadie lo olvidaría jamás; se escribieron libros, evangelios, se elevaron estatuas y templos en su nombre y perduró por siempre porque las tonterías se apoderan de la memoria y el corazón de las gentes.
La gente se sentía cómoda con el engaño y nunca decidieron salir por sí mismos a buscar.
Nunca se llegó a conocer al verdadero sabio y todos quedaron contentos con el charlatán.

Nelson Villacís
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.