La dependencia

00:00 54 hits

La dependencia

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Desde el mismo momento de su nacimiento, el ser humano establece con su entorno una serie de dependencias, algunas de tipo físico –absolutamente naturales- y otras de tipo psicológico que va generando a lo largo de toda su vida. Siendo precisamente en los momentos de crisis cuando más se agudizan esas dependencias ya que la inseguridad, la soledad, la depresión, el miedo al futuro, la ruptura de esquemas mentales o los desapegos emocionales hacen que la persona se sienta desubicada, no encuentre su sitio en la vida y comience a dar bandazos en todos los ámbitos que componen su marco de referencia (familiar, profesional, afectivo, personal…) En nuestro nivel evolutivo priman sobre todo las dependencias materiales porque sentimos mucho más su carencia que de ninguna otra cosa. En mayor o menor medida todos los seres humanos manifestamos dependencias de otras personas. Unos las tenemos de la pareja, de los padres, de los hijos, de los líderes –ya sean políticos o religiosos-, etc. Y, sin embargo, deberíamos tener cuidado porque ciertas dependencias pueden agravarse y convertirse en auténticas patologías. La lucha constante entre los sentidos y los sentimientos, entre el deber y el querer, entre la ambición de poder y la seducción de los demás, manifiestan las dos polaridades en que nos movemos, es decir, el placer y el dolor, conceptos ambos que marcan nuestro devenir cotidiano. Como el objetivo final se alcanza cuando el equilibrio es estable, es importante estar atento para no permanecer demasiado tiempo siendo dependiente o permitiendo que dependan de nosotros ya que es fácil quedase en esa postura, ya sea por comodidad en un caso o por vanidad en otro. En ocasiones, el que se cree independiente no intenta más que huir de los compromisos con los demás y, como en el fondo, sabe que eso no es correcto, pretende que el concepto que él ha asumido como independencia sea valorado como algo positivo. Esa es la razón última: el egoísmo y el egocentrismo como base de la relación humana. Es bien cierto que las dependencias son un lastre que impide avanzar y que sólo aquel que siente que su libertad de pensamiento y elección son importantes dejará los lastres que le mantienen atado a cosas o personas.