Aylan y Britanny

00:50 81 hits

Aylan y Britanny

Ratio:  / 2
MaloBueno 

jacinto salas“… Cuando vi al niño se me heló la sangre. Lo único que podía hacer es que su grito fuera escuchado en el mundo y lo hice con su fotografía”, con esas palabras la fotógrafa Nilüfer Demir explicó por qué tomó esa conmovedora imagen de Aylan Kurdi muerto sobre las playas de Turquía. La foto del niño sirio grita la tragedia de refugiados y desplazados, a quienes los líderes del mundo niegan un sitio para encontrar la paz.


Mucho más cercano a nosotros, con la dolorosa expresión de su tragedia, el agredido cuerpo de Britanny yacía junto al camino de su pueblo. Esta vez no hubo un fotógrafo para hacer que su grito se escuchara en el mundo, sólo las lágrimas y los desgarradores lamentos de quienes, cercanos a ella, lloraban su partida.
Niños que nunca se conocieron. Ajenos a la crueldad que campea hoy, a Aylan, de 3 años de edad, y Britanny, de ocho, les une la sinrazón de una muerte absurda, triste, atormentada, que nunca debió suceder si el hombre, habitante de esta transitoria casa en la que vivimos, no hubiera perdido, desde hace mucho, la capacidad de compartir el sentido de humanidad, de solidaridad con el otro. Porque se requiere ser solidario para entender qué obliga a familias enteras, a huir, a abandonarlo todo, para comenzar de nuevo. Para adentrarse en la mente de dos adolescentes, casi niños y entender de dónde nace su capacidad de destruir, de matar.
John Donne escribió: “… por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas; cuando doblan, esas campanas doblan por ti”. Las campanas que doblarán en el pueblito de Salinas por Britanny doblan por una sociedad que no logra, pese a toda la propaganda en contrario, proteger a sus niños, que pierde, día a día, esos valores que fueron parte esencial del vivir familiar, comunitario: el respeto, la unidad, la convivencia, la solidaridad.
De todos y cada uno de los miembros de esta sociedad humana depende que tragedias como las de Aylan y de Britanny nunca más vuelvan. ¿Será posible?

Jacinto Salas Morales
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.