Con el Carchi no se juega

00:48 112 hits

Con el Carchi no se juega

Ratio:  / 0
MaloBueno 

myriam valdiviesoLlamó mi atención el viaje de una misión comercial ecuatoriana a Venezuela, liderada por el Ministro de Comercio Exterior. La intención según dice el oficialismo es fortalecer el comercio bilateral de manera integral.

Algún irreverente ciudadano al revisar esta información diría sin desparpajo que “estamos más perdidos que camarón en guatita”, al pretender generar encadenamientos de complementación económica con un país en quiebra, con economía deprimente y en total recesión , para muestra la inflación que llegará a superar a el 100 % en el año 2015, según lo anuncia el FMI. Harto difícil resulta en esas condiciones crear oportunidades de mutuo beneficio para dos economías totalmente dispares. Entonces cuál sería el beneficio que pueda obtener el Ecuador de este acercamiento? o en buen romance el negocio efectivo que ayude a dinamizar nuestra economía? Seguramente nos miramos, y un gesto de interrogación nos deja quietos.

En estos momentos en que la economía ecuatoriana abiertamente entra en crisis profunda, necesitamos aliados comerciales efectivos y solventes, que estén en condiciones de venir al país a invertir, a dinamizar la producción y la industria, pues ya no estamos de vacas gordas para continuar con internacionalismos solidarios ni posturas de subsidio a países amigos de la línea política del régimen. Los problemas del Ecuador empiezan en la frontera con Colombia y terminan en la frontera con Perú. Hemos absorbido desplazamientos, mano de obra, desempleo y crisis hasta de Cuba, Haití y de todos aquellos ciudadanos del mundo que falsamente creen que venir al Ecuador es llegar al paraíso de la dolarización, con sueldos altos, mucho consumismo que ese si es verídico, pero con muchas cuentas por pagar en tarjetas de crédito. El milagro ecuatoriano es un mito del que han sabido servirse hábilmente ciertos sectores, en especial aquellos que manejan las campañas internacionales de marketing y posicionamiento del sueño ecuatoriano.
La misión comercial debió haber salido de Quito y quedarse en Tulcán, no hacía falta que llegue a Caracas.

Myriam Valdivieso Cox
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.