Vivimos el Yamor

00:00 112 hits

Vivimos el Yamor

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Otavalo vestida de Yamor recibe a propios y extraños para hacerles sentir más que turistas, anfitriones de la fiesta más alegre en la ciudad más amable del país.
El Yamor desde sus inicios se ha convertido en un ícono del sincretismo cultural y religioso, en este espacio empieza a nacer propuestas festivas que a lo largo de los años han buscado ser igualadas por varias ciudades andinas del país.
En su historia se han desarrollado grandes momentos como el Cascarón de la Alegría, el Chaski Atabalipa y otros de los que solo se conserva recuerdos, pero queda pendiente el reto de superar estos espacios que fueron únicos.
Por la característica social de Otavalo, no siempre ha existido fluidez en las relaciones interétnicas, la FICI desde hace más de 30 años viene cuestionado a la fiesta del Yamor como usurpadora de los símbolos kichwa andinos y de ser excluyente en la participación de las comunidades.
En este año se reafirma esta premisa, hemos visto con tristeza como el Comité de Fiestas no ha sido capaz de haberse conformado con participación intercultural y de género, algo que las autoridades en sus informes deberán justificar.
Considero que estas observaciones que la ciudadanía realiza son valederas, porque las autoridades deben reflexionar en que no solo ubicando nombres, palabras, imágenes, fotografías kichwas a un evento o programa responde a una acción intercultural, esto no es inclusión, esto es usurpación de valores y para cambiar esta realidad se necesita voluntad de diálogo para emprender con nuevas acciones.
Sin embargo lo relevante del Yamor fácilmente se puede destacar, un titular de este diario nos daba cuenta que será un Yamor con mucha actividad deportiva y eso está muy bien en una ciudad que muestra sus aficiones.
Con todo esto, Otavalo invita a vivir el Yamor.