Libretos que se repiten (I)

00:39 110 hits

Libretos que se repiten (I)

Ratio:  / 2
MaloBueno 

juan rualesLos últimos acontecimientos ocurridos en Ecuador me recordaron las tácticas que usaron el imperialismo y las potencias europeas en el derrocamiento de gobiernos que no les eran de su gusto y que “coincidentemente” tienen grandes reservas petroleras; Libia e Irak.


Sobre Irak, Bush se inventó la mentira de que Hussein tenía armas nucleares y con esa calumnia implementó un proceso de desestabilización utilizando a grupos de la oposición iraquí, para con su complicidad que causó la muerte de más de un millón de inocentes, terminar derrocando a su mandatario bajo el grito de “fuera Hussein”. El país se fraccionó en pedazos irreconciliables, todos controlados por las superpotencias que conforman la minúscula élite con poder de veto en la ONU. La decantada restauración de la “democracia” de Bush, terminó en una jugosa restauración de la infraestructura destruida por los invasores; todo por los recursos petroleros y geopolíticos.
Lo mismo se hizo con Libia. Modelo de prosperidad y desarrollo, este país venía implementando desde hace 40 años un modelo de democracia anticolonial en el que el poder tenía realmente el pueblo, verdad distorsionada por los venales medios de desinformación de occidente, para hacer creer al mundo, como aquí, que Gadafi era el malo de la película. No la democracia electorera que el imperio nos ha impuesto para hacernos creer que “alternabilidad” es cambiar de títeres cada elección, mientras el poder real económico, político e ideológico, lo mantienen siempre las clases dominantes. A partir del discurso que Gadafi dio en la ONU en el 2009, el imperio le forjó toda clase de calumnias con financiamiento transnacional, encendió una rabiosa oposición que desde las calles inauguró la más cruenta guerra civil de la historia libanesa que no acaba hasta hoy. ¿Resultado? Un país despedazado en tres Libias también controladas por caudillos apátridas y sumisos al capitalismo mundial. ¡Y cuando no!, una retahíla de empresas reconstructoras extranjeras haciendo el negocio del siglo y llevándose a manos llenas los recursos que antes fueron del pueblo libanés. ¿Será que eso se quiere para nuestro país? (CONTINÚA...)

Juan F. Ruales
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.